Soluciones para la rehabilitación térmica en fachadas

Soluciones para la rehabilitación térmica en fachadas

En nuestro país casi un tercio de los edificios están diseñados y construidos con un aislamiento pésimo, de ahí que el consumo de energía aumente considerablemente en los hogares españoles. Un gasto innecesario y fácilmente corregible si se aplica una rehabilitación térmica de la fachada. En este pequeño artículo os explicaremos las ventajas principales que nos puede ofrecer este tipo de fachadas, tanto a la vida diaria de los habitantes como a la estructura general del edificio.

Lo ideal para rehabilitar una fachada e implantarle los aislamientos térmicos es precisamente cuando la fachada necesite una renovación «corriente». En lugar de reformar y adecentar la cara exterior de nuestro edificio, deberíamos aprovechar para mejorar sus condiciones energéticas. Puedes llegar ahorrar hasta un 35% de energía en total. Hay varios tipos de aislamientos para fachadas: SATE y Ventiladas son las que más recomendamos en Protecma a nuestros clientes.

¿Por qué?

Las fachadas SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) tienen un coste bastante alcanzable para la mayoría sin perder calidad ni resultados. Mejoran la estética de la fachada, tienen un mantenimiento mínimo, no reduce espacio útil, mejora también el aislamiento acústico y tiene alta resistencia todo tipo de condiciones climatológicas, especialmente las del sol. Por otro lado, las ventiladas, aunque tienen un coste algo más elevado, ofrecen como es lógico alguna ventaja más, como por ejemplo: mejor conservación de la inercia térmica, mejores condiciones de ventilación (contribuye a la eliminación de humedades) y permite añadir instalaciones entre la cámara y el aislante.